Collioure: ciudad de pintores

La luz de la bahía de Collioure y el colorido de las casas de sus habitantes, colocadas en estrechas y empinadas calles de piedra, han servido de inspiración para muchos artistas. La huella de los pintores Henri Matisse y André Derain ha quedado impregnada en la villa del sureste francés.

Situado en la costa mediterránea y vigilado por las montañas de los Pirineos, este pueblo fronterizo con España, a tan solo 26 kilómetros de la frontera, ha sido la musa de muchos artistas y pintores. Concretamente, bajo estas líneas te daré cuatro pinceladas para que puedas organizar tu propia visita y disfrutes tanto como lo hice yo.

Al aire libre

Los dos artistas pasan el verano de 1905 realizando alrededor de unas 300 obras al aire libre por toda la población. Impregnan sus obras de sentimientos y juegan con las diferentes luces y sombras que se producen a diversas horas del día. Es el movimiento artístico conocido con el nombre de Fauvismo.

“Poco a poco he descubierto el secreto de mi arte. Se trata de la meditación sobre la naturaleza, en la expresión de un sueño que siempre está inspirado en la realidad”.

Esa fue la forma en la que Matisse explicó su arte, mientras que su compañero de profesión Derain definió que:

“la sustancia de las pinturas es la luz”.

y afirmó:

“No innovo, transmito”.

Picasso, Chagall, Dufy y Marquet también sucumbieron al embrujo de la villa, haciendola protagonista en muchas de sus obras. El lugar, asímismo, fue escogido como lugar de exilio por Antonio MachadoSu tumba está en el cementerio municipal.

“Chemin du Fauvisme”

El Fauvismo es una técnica que se basa en la supresión de los detalles, con cierta tendencia a la simplificación y en la que, el artista, expresa sus emociones con el color. Movimiento sin cohesión y poco teorizado, por lo que en el tiempo, la vida de esta disciplina,  fue muy corta; muere con Matisse en el año 1953.

El término Fauvismo surge a raíz de que uno de los críticos de arte más influyentes de principios de los años 20 escribiese una crítica sobre el Salón de otoño de 1905, a la que llamó «Donatello parmi les Fauves» (Donatello entre las fieras). Uno de los expositores era Henri Matisse.

Desde 1993, los visitantes que acuden a esta pequeña población pueden disfrutar de un recorrido al aire libre. El itinerario consta de la reproducción de 20 de las obras que Matisse y Derain crearon en 1905 saltando la barrera del Neoimpresionismo hacia un movimiento de vanguardia. Las reproducciones han sido instaladas en los mismos sitios en los que fueron creadas.

El recorrido lo puedes seguir por tu cuenta o, también, con la asociación «Collioure Fauve«, donde ofrecen visitas guiadas. Los precios rondan los 6€ por persona.

 

Encuadra tu fotografía

El artista Marc André Figueres propone al viajero un itinerario donde el protagonista es el espectador. Un recorrido que sigue el sendero natural de la bahia de Colliure. Se trata de 12 marcos-escultura donde la realidad percibida es la tuya. El autor explica que cada cuadro presenta unas proporciones armoniosas, minuciosamente estudiadas. La base de los marcos tiene unos peldaños que simbolizan un avance, un paso hacia otro lugar, lo que nos lleva a preguntarnos:

¿Qué es lo que nos espera tras la cima?

Los marcos son rectangulares y están pintados de color oro envejecido, prueba de que lo que quiere el artista es expresar su homenaje a la pintura. Su intención es que los espectadores se paren a mirar de forma diferente las cosas y las personas que nos rodean y gobiernan nuestra vida cotidiana. Otras dos exposiciones en París y Andorra son las que conforman, junto a Collioure, el proyecto «Points 2 Vue». Dos de los puntos de vista que conforman el recorrido son:

A)  La Capilla de San Vicente.
B) El Boramar.

Para ampliar la información sobre el proyecto:
www.points2vue.net

Fiestas de San Vicente de Collioure

las Fiestas de San Vicente en Collioure tienen más de tres siglos de antigüedad, remontándose en su origen al 16 de agosto de 1701, celebrando así la llegada de las reliquias del Santo Patrón. El día más importante de la fiesta coincide con el día de la fecha de su aniversario. Bien temprano, en la mañana, las calles se plagan de gente que va siguiendo la música de las bandas populares por diferentes enclaves. Además de este pasacalles, hay que decir que los habitantes y visitantes se agrupan en la plaza del pueblo para bailar la Sardana.

Por si aún te quedan dudas y no sabes cómo bailar esta danza tradicional, aquí te dejo un pequeño obsequio:

Sardana

Sara Cristina Espina

Guía oficial de turismo del Principado de Asturias, Coofundadora de El Séptimo Viajero y escritora de viajes en "Travel To Happiness." "Guía intelectual en el sureste francés", primer trabajo como escritora de viajes en El Séptimo Viajero. Resido en distintos lugares del mundo, soy nómada y mi pasión es mi vicio, mi religión, mi motivación: viajar. Mi rumbo: la libertad. Soy una aprendiz viajera, alguien muy sociable que aprende de la experiencia ajena. Me interesa la diversidad cultural, me encanta la naturaleza y el deporte es mi forma de vida.

Déjame un comentario aquí abajo
Pedro VQ - 10 mayo, 2015 Contestar

Me encanta, no hace mucho estuvimos en Collioure y me gustó mucho, fui sobre todo por Antonio Machado y descubrí un pueblo con mucha historia, arte y encanto. Me gusta tu enfoque del artículo, con la pintura de fondo. Enorabuena Cristina.
Pedro

    Sara Cristina Espina - 11 mayo, 2015 Contestar

    Muchas gracias Pedro, la verdad que es un pueblo con mucho encanto. La única pega es que el acceso en pleno agosto es algo complicado. Me hace mucha ilusión que te haya gustado el contenido, eso significa que no voy mal encaminada, y, en estos momentos, un reconocimiento es un mundo para mí. Un gran abrazo amigo! 🙂

Escríbeme:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *