Sara Cristina Espina
Author Archives: Sara Cristina Espina

Pic du Midi: el museo más alto de Europa

1077 metros de desnivel superados en 15 minutos de viaje en teleférico para llegar a los 2877 metros de altitud, la cima donde se encuentra el espacio museográfico más alto de Europa. La terraza Baillaud, de 750 metros cuadrados, recibe al visitante, que tiene el privilegio de caminar bajo el único espacio protegido de cielo estrellado en el continente europeo.

Arles: encuentros de fotografía

Desde que en 1970, el fotógrafo de origen francés, Lucien Clergue, crease los «Encuentros Internacionales de Fotografía de Arles», se dan cita, cada año, más de 84000 espectadores en la ciudad . Los edificios históricos de Arlés se involucran formando la escenografía del festival fotográfico. Los encuentros tienen el fin de mostrar y facilitar el conocimiento de la actividad fotográfica mediante un programa basado en las exposiciones, los seminarios y las conferencias.

Noelia: una viajera admirable

284 de glucemia basal y en el HUCA, Hospital Universitario Central de Asturias, le dijeron que en su *»Unidad» no había nadie, remitiéndola al Médico de familia a unos 32 km de distancia, cargando con una botella de oxígeno portátil. Me pregunto: ¿es necesario que una paciente en su estado tenga que recorrer tal distancia para diagnosticar una Diabetes?

Londres: el este mola más

Seguro que has ido, o,alguna vez, te has planteado visitar una de las ciudades más cosmopolitas de Europa, yo he estado viviendo allí, en Londres, alrededor de un año y he conocido lugares tranquilos y recogidos donde las muchedumbres no llegan, otros, que, debido a su superficie, por mucha gente que haya, no te asfixian. En esta entrada quiero recomendarte algunos de mis lugares favoritos de la parte que más me gusta de la ciudad: el este.

«Pachín» y «Pachán»: La vuelta al mundo en velero

El relato de un matrimonio que viajó con su velero por el mundo durante 21 meses.

Su embarcación el BIONIC UN soltaba amarras en Gibraltar, comenzaban un viaje que estaría lleno de aventuras, un viaje que les ayudaría a satisfacer su sueño, el sueño que fue cogiendo forma cuando la pareja se jubiló.

“A pesar de vivir en el municipio de Masnou, los barcos no significaban nada para nosotros ”, afirmó la pareja.

Estaban acostumbrados a pasear por el puerto, sin ningún tipo de interés en la navegación, hasta que, un día, les entró la curiosidad por ver el interior de una serie de barcos que allí se encontraban atracados.