Pic du Midi: el museo más alto de Europa

1077 metros de desnivel superados en 15 minutos de viaje en teleférico para llegar a los 2877 metros de altitud, la cima donde se encuentra el espacio museográfico más alto de Europa. La terraza Baillaud, de 750 metros cuadrados, recibe al visitante que tiene el privilegio de caminar bajo el único espacio protegido de cielo estrellado en el continente europeo.

El Pic du Midi ha sido protagonista de las misiones Apollo dirigidas por la NASA para cartografiar la superficie lunar. Gracias a las investigaciones llevadas a cabo desde la creación del cronógrafo en el año 1930, comenzaron las primeras observaciones astronómicas desde el lugar. En total unos 10000 m2 de terreno construido, divididos entre el Edificio Interministerial y los edificios para observar el cielo que cubre la cadena montañosa de
los Pirineos.

La pureza del aire invade tus pulmones al adentrarte en la terraza desde la cual, la única palabra que podrás pronunciar será un

“¡Guau!”

Una panorámica impresionante desde la que observarás la cumbre de los más de 300 kms. de montañas que se funden con el cielo para dibujar un paisaje característico de un glaciar de grandes dimensiones. Un cielo que representa una reserva de 600 km2 que se extiende de extremo a extremo de los Pirineos, incluyendo los altos valles de Azún, Cauterets, Gavarnie, Aure y Louron, y cuyas directrices están dirigidas a evitar la contaminación luminosa y mantener estos espacios sombríos. Dinámicas de sensibilización y políticas de conversión de los alumbrados públicos son algunos de los objetivos de este tipo de espacios protegidos.

En tu visita a las terrazas podrás conocer el nombre de las cimas que se presentan ante ti gracias a los mapas de orientación que se sitúan en diferentes puntos del mirador. Las charlas de interpretación del paisaje por parte del personal te ayudarán a conocer mejor el territorio. Además, si dispones de un smarthphone puedes descargarte una aplicación gratuita, en cinco lenguas diferentes y con pronósticos meteorológicos para preparar tu visita.

Al pasear por la cumbre, te sorprenderás al ver dos edificaciones con forma de iglú decoradas con graffitis. Se trata de las cúpulas de los telescopios de los científicos, T1M y T60, la cuales, en 2013, por su 50 y 100 aniversario, respectivamente, han sido dotadas de una nueva imagen de estilo futurista.

En la terraza, también hay lugar para los más pequeños, que podrán pasar un rato entretenidos con la tirolina, de libre acceso, bajo la vigilancia de sus padres.

La conquista de una montaña

El espacio museográfico, creado en 1908, convive bajo las terrazas con un restaurante, la tienda de obsequios, las instalaciones de los científicos, abiertas solamente en determinadas ocasiones, espacios para impartir seminarios y talleres y las habitaciones, con vistas a los Pirineos, para alojarse tras una visita nocturna.

Un espacio de divulgación que pretende cumplir con numerosos objetivos: acercar la astronomía a los visitantes, describir los acontecimientos más importantes que han tenido lugar en Pic du Midi a lo largo de su historia y exponer las investigaciones científicas que allí se desarrollan.

El estudio de la presión atmosférica fue el motivo que movió a Monge y Darcet en 1774 a subir a la cima. Pero no sería hasta 1873 cuando Pic du Midi se consagra como estación meteorológica ‘Plantade’. Un paso importante que dará lugar al inicio de la historia científica (hoy 140 años) del Pico, que pasó de la estación meteorológica que era en un principio a ser un observatorio científico que, desde el año 2000, mantiene sus puertas abiertas al público. Estos hechos y otros momentos importantes son los que puedes constatar en el video, de 20 minutos de duración, en una de las salas del museo.

La observación solar es una de las materias que cobran protagonismo a lo largo de la exposición. Gracias a la datación de las rocas terrestres y los meteoritos se ha estimado que la edad del sol es de unos 4,5 millares de años y que podría llegar a vivir aún otros cinco millares. También, podrás informarte acerca de otros temas, como aquellos relacionados con la evolución de la capa de ozono o la electricidad atmosférica.

Una maqueta reproduce, en la última de las salas de la exhibición, el telescopio más grande de Francia, denominado Telescopio de Bernard Lyot. Los científicos dicen que el telescopio posee tal alcance y precisión que si la Tierra fuese plana, a través del mismo, podrías ver incluso la hora que marca el reloj de la conocida Torre Big Ben de Londres.

Diversas posibilidades

Durante el verano se reservan en dos horas concretas del día teleféricos para bicicletas, por lo que si eres aficionado al descenso de montaña en bicicleta en esta zona disfrutarás de 1700 metros de desnivel. Si por otra parte, lo que te gusta es practicar trekking y quieres ahorrarte el dinero del teleférico, puedes subir caminando hasta las terrazas. Una vez allí para visitar el espacio las tarifas son de 16 euros por cada adulto y de 10 euros para niños de hasta 12 años.

En Invierno, para los esquiadores más experimentados es posible realizar descensos fuera de pista, teniendo en cuenta que se trata de espacios no vigilados y sin señalizar. Además existe un servicio de lanzadera gratuita para los freeriders que hayan subido a Pic du Midi o la estación intermediaria del Taoulet y descienden hasta Artigues.

Observa la puesta de sol y ameniza tu visita con talleres de animación astronómica, intercambia cuestiones con los astrónomos y degusta la gastronomía regional en un pack, o alárgalo un poquito más, quedándote a dormir. Puedes consultar los packs y precios en la página web.

Si te has quedado con ganas de más, te recomiendo 100% la visita a la Ciudad del Espacio, en Toulouse. Una aventura de conocimiento para adultos y niños. De hecho, puedo asegurar que un adulto se entretiene tanto o más que un niño. 

Si planeas visitar ambos espacios, has de saber que existe una entrada combinada que te permite ahorrarte bastante dinero.

Aquí te dejo un regalito:

videopicdumidi

Sara Cristina Espina

Guía oficial de turismo del Principado de Asturias, Coofundadora de El Séptimo Viajero y escritora de viajes en "Travel To Happiness." "Guía intelectual en el sureste francés", primer trabajo como escritora de viajes en El Séptimo Viajero. Resido en distintos lugares del mundo, soy nómada y mi pasión es mi vicio, mi religión, mi motivación: viajar. Mi rumbo: la libertad. Soy una aprendiz viajera, alguien muy sociable que aprende de la experiencia ajena. Me interesa la diversidad cultural, me encanta la naturaleza y el deporte es mi forma de vida.

Déjame un comentario aquí abajo
carlos - septiembre 2, 2016 Contestar

me encanta el buceo . y a vos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ saludos

    Sara Cristina Espina - septiembre 2, 2016 Contestar

    Hola Carlos!

    Si, me gusta el buceo, pero en Pic du Midi más una rutilla o una bajadita en la tabla no?? Jaja. Un placer saludarte 😉

Ameseros Viajeros - abril 16, 2015 Contestar

Ostras, qué interesante! No sabía de un museo tan peculiar, impresiona mucho!! Gracias por este descubrimiento!

    Sara Cristina Espina - abril 16, 2015 Contestar

    Hola!

    Me alegro mucho d que gracias a mi post hayas conocido un nuevo sitio para visitar. Espero que te quedes con la misma sensación que tuve yo.

    Un saludo,

Escríbeme: