“Pachín” y “Pachán”: La vuelta al mundo en velero

 El relato de un matrimonio que viajó con su velero por el mundo durante 21 meses.

 Su embarcación el BIONIC UN soltaba amarras en Gibraltar, comenzaban un viaje que estaría lleno de aventuras, un viaje que les ayudaría a satisfacer su sueño, el sueño que fue cogiendo forma cuando la pareja se jubiló.

A pesar de vivir en el municipio de Masnou, los barcos no significaban nada para nosotros ”, afirmó la pareja.

 Estaban acostumbrados a pasear por el puerto, sin ningún tipo de interés en la navegación, hasta que, un día, les entró la curiosidad por ver el interior de una serie de barcos que allí se encontraban atracados.

Se pasearon por diversas ferias náuticas y se hicieron con un primer barco de nueve metros. Tras año y medio, decidieron cambiar a una embarcación más estable de doce metros y medio, con la que experimentaron durante seis años.

Finalmente, ya madurado su sueño y su decisión de recorrer el mundo, se encontraron con la necesidad de adquirir un barco espacioso y bien preparado para pasar una larga temporada en alta mar. Es en ese momento, cuando comienzan la búsqueda de lo que sería su casa durante casi dos años: El BONIC UN, un velero de 16 metros que adquieren en Lisboa.

Para aquel entonces ya eran unos apasionados del mar y asistieron a numerosas ferias del sector, entre las que destaca el London Boat Show. En esta feria entraron en contacto con dos compañías que organizaban vueltas al mundo en velero, y la que más les convenció fue la Blue Water Rally.

La organización fomentaba la navegación independiente, y, mientras tanto, un miembro del equipo organizador esperaba en los principales puertos del globo para ayudarles en todas las tareas incómodas: registros de entrada y salida, localización de lugares idóneos para fondear, dónde proveerse de abastecimientos, papeleos, etc.

Jaume y Mari Carmen pasaron dos años de preparativos previos al gran viaje, en los cuales, tuvieron que obtener diversos títulos de navegación, de buceo, pasar un mes en Niza para poner a punto el barco y aprender el mantenimiento básico de un barco, entre otras tareas.

Los corales, los tiburones de aleta negra, las navidades que pasaron en Isla Antigua, los monos aulladores de Panamá, la tribu de los indios Kuna en el archipiélago de San Blas, el orgullo y la amabilidad de los habitantes de las Marquesas y

los mejores Bloody Mary del Mundo

en Bora Bora, los dragones de Commodo, son algunos de los mejores momentos que la pareja rememoró. Pero, también, mencionaron algunos sucesos no tan agradables como la rotura del motor en las Islas Cook, las tormentas de las Islas Fidgi, el malestar de Jaume durante unas semanas, el problema con las autoridades de Indonesia, donde les quitaron los papeles de sus embarcaciones y les amenazaron con requisarles el barco.

Sin ayuda por parte de la organización en quiebra, se dirigen a Bali, y allí consiguen recuperar – tras abonar una importante suma de dinero- sus papeles. A partir de aquel momento, la situación se fue deteriorando, ya que al cruzar el mar Arábigo, un matrimonio que formaba parte del grupo de veleros fue asesinado brutalmente tras ser abordados por piratas de Somalia.

Un viaje lleno de todo tipo de sucesos que nunca podrán olvidar, que llevarán en el corazón para el resto de sus vidas.

Nos despedimos tras varias horas conversando y me obsequiaron con un libro cuya dedicatoria en el interior decía así:

“Dedicado a Cristina con afecto, esperando que algún día también pueda cumplir su sueño”.

Aquí os dejo el Link de su blog para que podáis conocer en profundidad su historia: http://bionicun.wordpress.com/

SOLOS CON EL VIENTO from Jaume Cortes on Vimeo.

 

Sara Cristina Espina

Guía oficial de turismo del Principado de Asturias, Coofundadora de El Séptimo Viajero y escritora de viajes en "Travel To Happiness." "Guía intelectual en el sureste francés", primer trabajo como escritora de viajes en El Séptimo Viajero. Resido en distintos lugares del mundo, soy nómada y mi pasión es mi vicio, mi religión, mi motivación: viajar. Mi rumbo: la libertad. Soy una aprendiz viajera, alguien muy sociable que aprende de la experiencia ajena. Me interesa la diversidad cultural, me encanta la naturaleza y el deporte es mi forma de vida.

Déjame un comentario aquí abajo
Lorenzo - marzo 29, 2015 Contestar

Para los enamorados del mar y la vela poder dar la vuelta al mundo es todo un sueño. Hoy en día, navegando se puede llegar a sitios que no se puede acceder de otra forma. Me parece una experiencia atrevida y única. Vivir y navegar en un velero es estar en permanentamente con la naturaleza, algo difícil de conseguir en la actualidad. Leeré la experiencia con detenimiento.
Saludos.

    Sara Cristina Espina - marzo 29, 2015 Contestar

    Hola Lorenzo,
    Pues si tienes alguna duda, ellos, seguro, estarán encantados de poder ayudarte. Un abrazo!

Miryam - febrero 19, 2015 Contestar

Cristinaaaa me encanta el relato!!! Quiero saber más, tengo muchas preguntas :) Sabes que soy muy cotilla, pero es que me a gusto mucho y me pasaría horas hablando con ellos y escuchándoles ensimismada sus AVENTURAS (en mayúsculas porque lo son de verdad) Gracias por compartirlo :) Saludos

    Sara Cristina Espina - febrero 25, 2015 Contestar

    Hola Miry,

    Pues tienen un blog, es fácil encontrales, también están en Facebook. La verdad, que fue tan entretenido. Gracias a ti por este comentario tan sincero. Besito

Cristina Souza da Rosa - febrero 18, 2015 Contestar

Uau! Que experiencia. He tenido que leer dos veces esto de la muerto por los piratas somalies, pues no me he creído. Que fuerte. Los sueños son una aventura, sean grandes o pequeños.

    Sara Cristina Espina - febrero 25, 2015 Contestar

    Si, es totalmente cierto, la verdad que su viaje ha sido toda una aventura. Un beso

Sandra - febrero 17, 2015 Contestar

Uf, qué valor! Yo no me atrevo ni a hacer una semana de vacaciones en un velero por la costa de Menorca, menos una vuelta al mundo de estas características. Un 10 para esta pareja!!!

Jordi (milviatges) - febrero 11, 2015 Contestar

Como pueden engañar las apariencias! Nunca te esperarías esta vida se estas 2 personas. Que suerte!!!

Samanta Cortés - febrero 11, 2015 Contestar

Qué maravilla!! Es otro de nuestros sueños en la lista :-) Un abrazo!

Diana - febrero 11, 2015 Contestar

Eso sí que es un viaje de ensueño, qué envidia! Aunque creo que volver a tierra firme después de 21 meses a bordo será duro…
Ay! Quizás algún día podamos nosotras también!
Un saludo!

    Sara Cristina Espina - febrero 12, 2015 Contestar

    Por lo que me comentaron, los 21 meses no fueron seguidos, hicieron algún regreso.

Escríbeme: