Asturias para urbanitas disidentes

Asturias, territorio perfecto para urbanitas disidentes

La situación actual de un mundo globalizado ha provocado, entre otros factores, el aumento del coste de la vida en las ciudades, la llegada de alimentos poco saludables en los supermercados, la desaparición  de pequeños establecimientos de producción local a cambio de grandes cadenas internacionales, y con ello, somos muchos los que hemos puesto punto y final a la vida en la ciudad para tratar de parar este expolio de nuestra cultura y tradiciones.

Los urbanitas están volviendo a los entornos rurales para a recuperar sus valores tradicionales porque tienen una mayor conciencia medioambiental, y la artesanía contribuye a recuperar las tradiciones centenarias, y el patrimonio cultural. Urbanitas disidentes que respetan los valores de las sociedades rurales y saben que el trabajo artesanal exige un bajo consumo energético, es poco agresivo con el medio ambiente y complementa otras actividades de tipo agrícola, pesquera o turística.

Asturias y su artesanía tradicional

Asturias es una tierra rica en artesanía popular donde podemos observar todo tipo de demostraciones artísticas. Los elementos de uso cotidiano utilizados por nuestras gentes desde la antigüedad contienen grandes muestras de artesanía tradicional.

No existe ninguna localidad asturiana en la que no se dedique alguna jornada festiva a ferias tradicionales.

Los materiales más utilizados en nuestra artesanía popular son: el azabache, el cuero, la madera y la cerámica.

Azabache

El azabache de Asturias es considerado con el de Withby, Reino Unido, el mejor azabache del mundo.

Cigüa

Este tipo de carbón asturiano es procedente, según estudios realizados por la Universidad de Oviedo, de una familia de árboles jurásicos extinguida hace 65 millones de años. El azabache Asturiano se extrae de la Costa de los Dinosaurios, una serie de acantilados situados entre Gijón y Ribadesella, compuestos por formaciones geológicas procedentes del periodo jurásico.

El azabache se emplea para realizar collares, colgantes, sortijas, pendientes y manos negras (cigüas) que, en la creencia popular, actúan como amuletos. Desde la antigüedad, el azabache ha llegado a considerarse una piedra semipreciosa con carácter terapéutico, protector y mágico. Su escasez, su brillo y color le atribuyeron estas especiales propiedades. Las piezas de azabache suelen combinarse con piedras como el ámbar y metales como la plata para la creación de pulseras, collares, medallones, anillos …

Cerámica

La alfarería negra y la loza esmaltada son las dos variantes destacables en la cerámica asturiana.

La alfarería negra tuvo su principal centro de producción en la localidad de Miranda, Avilés, un pueblo de caldereros ligados a la artesanía del barro. También, el pueblo de  Faro, en el concejo de Oviedo, llegó a abastecer durante la Edad Media a todo el centro de la región asturiana de utensilios propios de la época. Los motivos decorativos más utilizados eran  formas vegetales y animales, en colores verde, amarillo y negro sobre estaño.

La loza esmaltada, también conocida como cerámica del Rayu, originaria en el siglo XVIII y producida en un taller artesano de la población de Vega de Poja. Eran piezas de loza con un baño de estaño que les daba u tono blanco, y decoradas con un color azul cobalto. El proceso se industrializó y llegó a consolidarse  tanto que en Asturias  se fundó en 1874 la fábrica de loza La Asturiana. Esta fábrica se convirtió en una de las fábricas de loza más importantes de España y empleó a cientos de obreros para producir miles de piezas al año. La industrialización del proceso trajo consigo el cierre de los talleres artesanos. En 1997, la técnica original fue recuperada por un matrimonio de artesanos sierenses que actualmente regentan el taller de artesanía Laborna.

Cuero

En el siglo XVIII era muy abundante, sobre todo en el gremio de los zapateros, la producción de cueros procedentes de Noreña y Pimiango, aunque, también existieron otras fábricas de curtidos como las que se abrieron en Oviedo, Tineo y Gijón. Se trabajaba principalmente el cuero de caballo y vaca que se humedecían durante semanas en una solución con tanino extraído de las cortezas de encima para endurecer las pieles. Posteriormente, se curtían con ruedas de madera y cuchillas de acero y se ponían a secar. Las corizas, calzado de cuero parte de la vestimenta regional asturiana que para aislar los escarpinos del suelo, están hechas de cuero. En la actualidad también se fabrican en cuero complementos más populares como bolsos, carteras, maletines …

madera

Maderas

La abundancia y calidad de las maderas procedentes de bosques de castaños, robles, hayas y nogales hace que la madera sea la principal materia prima de la artesanía asturiana. La madera siempre ha estado presente en la vida de los asturianos y asturianas, pues construcciones tan extendidas como los hórreos, obras de ingeniería hidráulica como los mazos, instrumentos musicales como la gaita o las castañuelas, vestimenta tradicional como las maderas, están hechas de este material. Los madreñeros, certeros, mimbreras y cunqueiros son solo un pequeños grupo de los talleres existentes en la región especializados en madera.

Metales

Antes de la llegada de los romanos a la región en el año 29 a.C., en la Campa Torres, antiguo asentamiento de una tribu astur, y perteneciente a la actual ciudad de Gijón,  hay constancia de que ya se trabajaban los metales. Ello indica que Asturias desde la antigüedad ha sido rica en este material, y la tradición ha hecho de sus artesanos expertos en el tratado y transformación del metal.

En el siglo XVIII, las ferrerías, martinetes, mazos o machucas adquirieron gran importancia en el occidente asturiano, donde la abundancia del mineral y la utilización de la fuerza del agua para provocar el movimiento de la maquinaria permitían el forjado de este material. Taramundi es un concejo del occidente asturiano afamado por la producción de cuchillos y navajas.

En cuanto a la producción de cobre en Asturias, destacó la calderería de Miranda en el concejo de Avilés. En torno a este oficio se formó una gran comunidad que incluso utilizaba su propia jerga denominada “Bron, transmitida oralmente de generación en generación.

Diseños actuales de gran calidad hacen que la forja del metal en Asturias se siga conservando y se haya convertido en una actividad cada vez más valorada.

Si quieres conocer más información acerca del metal en Asturias te recomiendo una visita a El Museo de la Siderurgia de Asturias, que se encuentra en la localidad asturiana de Langreo.

¿Quieres añadir algún dato de interés a esta entrada?. No olvides dejar tu comentario.

Sara Cristina Espina

Guía oficial de turismo del Principado de Asturias, Coofundadora de El Séptimo Viajero y escritora de viajes en "Travel To Happiness." "Guía intelectual en el sureste francés", primer trabajo como escritora de viajes en El Séptimo Viajero. Resido en distintos lugares del mundo, soy nómada y mi pasión es mi vicio, mi religión, mi motivación: viajar. Mi rumbo: la libertad. Soy una aprendiz viajera, alguien muy sociable que aprende de la experiencia ajena. Me interesa la diversidad cultural, me encanta la naturaleza y el deporte es mi forma de vida.

Déjame un comentario aquí abajo

Escríbeme: